Timber by www.emsien3.com EMSIEN-3 Ltd

Implantes

Cada diente está sujeta por una raíz. Esta sujeción es vulnerable a los ataques de bacterias para que puedan derivar en caries y a la larga perder la vitalidad del diente desde su raíz. En los casos en que el deterioro sea tan grave habrá que colocar implantes. La implantología supone sustituir la raíz del diente perdido por una raíz artificial o implante, generalmente de titanio.

El implante se integra en el hueso maxilar uniéndose fuertemente a él para posteriormente colocar la prótesis dental. Mediante implantes podemos realizar la sustitución de un único diente, de varias piezas, o incluso de toda la dentadura. De esta forma restauramos la salud, la comodidad, la estética de la boca y su funcionalidad.
Las agresiones que pueda sufrir una dentadura para que termine necesitando un implante son variadas:
  • Aparición de espacios entre los dientes que retienen restos de alimentos, lo que favorece la aparición de caries y la inflamación de las encías.
  • Los dientes se desplazan e inclinan desarrollándose una “bolsa periodontal” (donde se acumulan bacterias) a lo largo de la raíz.
  • Cuando una zona de la encía está inflamada, el hueso adyacente también se inflama, se debilita y poco a poco empieza a desaparecer la estructura ósea. Esto puede llevar a la pérdida del hueso que soporta el diente provocando la caída de la pieza.
  • Cuando comemos, los alimentos deben ser triturados adecuadamente. Cada pieza dental tiene una función diferente en la masticación, por lo que si faltara alguna pieza, este proceso no se realizaría correctamente y el alimento pasa al estómago en condiciones que no son las idóneas para una digestión correcta. Esta es la causa de importantes dolencias estomacales.
  • Los dientes también tienen una función estética. El aspecto facial puede variar en función de la posición de los dientes, de su color o su tamaño, alterando el tono muscular del rostro y provocando la aparición de arrugas que dan un aspecto de envejecimiento prematuro a la persona.
La intervención quirúrgica, la implantación se desarrolla en varias fases:
  • Estudio y planificación:  Es un análisis médico y odontológico del paciente donde el implantólogo predice con exactitud el lugar del diente a reponer.
  • Colocación de los implantes en el hueso: Bajo anestesia local, se hace una pequeña incisión en la mucosa de la encía y se labra un lecho en el hueso en el que se introduce el implante. A continuación se sutura la encía.
  • Colocación de los pilares de la prótesis: Se descubren los implantes mediante un pequeño corte en la encía y se colocan unas piezas que servirán de soporte para los dientes artificiales.
  • Colocación de la prótesis: Se realiza un molde para fabricar la prótesis dental que irá sujeta a los implantes. Estas piezas deben ajustarse con seguridad y resistir la presión diaria de la masticación y el habla.
Al finalizar la intervención y con los nuevos implantes será posible hacer una vida totalmente normal, por lo que masticar cualquier tipo de alimento ya no supondrá ningún problema.